Mostrando entradas con la etiqueta ser uno mismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ser uno mismo. Mostrar todas las entradas

domingo, 3 de septiembre de 2017

Buenas noches. Caminos



Cuando intentas ser tú, se te presentan delante una serie de caminos, por los que puede que transiten pocas personas. Entre ellos tienes que elegir uno, aunque por él no vaya nadie. 

Buenas noches.


lunes, 17 de julio de 2017

Buenos días. Ser



No seas nada. 
No seas como todos. 
No seas sin que se sepa cómo eres. 
No seas según el viento que sople. 
No seas como te convenga más por tus intereses. 
Sé tú. 

Buenos días.


martes, 9 de mayo de 2017

Buenos días. Osadía 109




Atrévete a decir que no cuando sea conveniente hacerlo. 

En muchas ocasiones cuesta hacerlo, pero es la única manera de ser uno mismo. 

Buenos días.

sábado, 4 de junio de 2016

Buenos días. Te alegran



Hay personas que te alegran la vida simplemente siendo ellas mismas. Fíjate bien. 

Buenos días.


viernes, 29 de abril de 2016

Buenas noches. Tú mismo




Te construyes cada día. 
Si sólo eres lo que han hecho de ti, eres poco y no eres tú. 
Cada vivencia, cada momento es una ocasión para que surja de dentro de ti la posibilidad de ser tú, con los demás o frente a los demás, pero tú y no otro. 
El otro, los otros no pueden gobernarte a su antojo. 
No es fácil ser uno mismo, pero es que vivir no es fácil. 
Lo fácil es no ser uno mismo y ser una marioneta en manos de los demás, pero eso no es vivir. 
Buenas noches.

sábado, 25 de abril de 2015

Buenas noches. Me da igual




Obsérvate. 

Si dices demasiadas veces “Me da igual”, busca a alguien sensato y cuéntaselo. 

Es posible que estés dejando de ser tú. 

Buenas noches.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Buenas noches. ¿Diferentes?



-Hay que huir de la monotonía, -me dijo. En esta sociedad tradicional sólo hay pringados que repiten hasta la saciedad el mismo modelo. Todos visten igual. Todos hacen lo mismo. Todos aspiran a lo mismo. Hay que ser diferentes.

Observé que, con la intención de querer ser diferentes, todos iban haciendo más o menos lo mismo. Eran cosas diversas de aquellas de las que huían, pero también muy parecidas entre sí, de manera que, queriendo alejarse de la monotonía y procurando ser distintos, iban logrando, a su vez, ser muy similares.

Creo que error está en querer ser diferentes. Se trata, más bien, me parece, de intentar ser uno mismo y saber por qué uno es como es y por qué quiere ser como quiere. Así han sido siempre los más grandes.


Buenas noches.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Buenas noches. Sé tú



Hoy le he dicho al del espejo:

“Sé tú. Sé tú siempre. Te quedarás solo, porque los demás quieren que seas quien ellos quieren que seas, pero no que seas tú. Si dejas de ser tú, te quedarás más solo aún, porque te abandonarás a ti mismo. No le tengas miedo a la soledad. Si eres tú, al menos, tu conciencia estará siempre contigo.”

Pensé en los amigos y amigas que siento ausentes, pero me quedé más tranquilo.


Buenas noches.

sábado, 2 de agosto de 2014

Buenas noches. Tu fuerza




Aunque las circunstancias se vuelvan adversas, nuestra fuerza vendrá de no olvidarnos de los valores que consideramos más razonables ni de los métodos que creemos que son más oportunos. No dejemos nunca de ser razonables -que nada tiene que ver con nuestros intereses- ni de ser nosotros mismos. 

Buenas noches.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Buenas noches. Carnaval




Es tanta la costumbre que tienes de verte así, de hacer cada día lo que haces, que crees que realmente eres como apareces. Si un actor estuviera durante muchos años representando el mismo papel de la misma obra, probablemente muchas características del personaje que interpreta quedarían fijadas en su manera privada de ser y de actuar en la vida. El personaje se habría así incrustado en la persona.

Yo creo que es eso lo que nos pasa habitualmente a todos. Vivimos todos los días situaciones muy parecidas y en ellas, para sobrevivir de manera más o menos pacífica, repetimos los mismos actos, hacemos gestos similares, ocultamos lo que puede traernos problemas, evitamos determinadas reacciones y fomentamos lo que otros muchos consideran conveniente.

Hemos adoptado una serie de comportamientos que no son propios de nosotros mismos, sino del personaje que nos vemos obligados a representar en la vida cotidiana. Nuestro verdadero yo, ese ser más o menos desconocido que llevamos en nuestra mente, se ha acostumbrado a representar el papel más adecuado y ha quedado escondido en la rutina diaria. El disfraz que usamos cada día se ha confundido con el yo a fuerza de ir disfrazados.

Ahora, en los Carnavales, es cuando decimos que vamos a disfrazarnos, que por unas horas vamos a ser, por ejemplo, un pirata o un indio. A mí me parece que, en realidad, no vamos a actuar como si fuéramos un pirata o un indio. Lo que deberíamos intentar es vivir la oportunidad de prescindir del disfraz habitual y, con la excusa de aparentar ser otro, procurar ser por un día nosotros mismos. De hecho, ese es uno de los sentidos que ha tenido y tiene el Carnaval.

Se tienen noticias del Carnaval desde hace unos 5000 años. Se le ha relacionado, por ejemplo, con las Saturnales -fiestas en las que a veces los esclavos y los amos intercambiaban sus papeles-, con
las Bacanales -dedicadas al dios Baco y en la que inicialmente sólo participaban mujeres, aunque posteriormente se dio entrada a los hombres- o con las Lupercales -en las que unos sacerdotes, los amigos del lobo, casi desnudos, iban azotando con tiras de piel a quienes encontraban, para purificarlos. Se pensaba que así aumentaría la fertilidad de las mujeres. Más tarde, el cristianismo impuso un tiempo de cuaresma, en el que todo lo sensual o gozoso estaba prohibido, y el Carnaval servía como una despedida festiva de la vida habitual. Todo estaba permitido en los días de Carnaval y posiblemente de ahí venga la costumbre de ir con la cara tapada por una máscara.


En todo caso, si en Carnaval vas a cambiar tu aspecto habitual, yo en tu lugar aprovecharía para intentar ser tú mismo, aunque vayas vestido de pirata o de indio. Si no lo haces, corres el riego de que se te oxide ese yo que llevas dentro. Buenas noches.

viernes, 25 de octubre de 2013

Buenos días. Lleva trabajo





Tenemos dos problemas. Uno, que tenemos que ser siempre nosotros mismos, y eso lleva mucho trabajo. Otro, que tenemos que ser nosotros mismos, aunque haya quienes se empeñen en que no seamos como nosotros somos, sino como quieren que seamos. Esto también lleva trabajo. Buenos días.

lunes, 15 de abril de 2013

Buenos días. Sé tú




¡Qué diferentes somos todos! Hay entre nosotros personas más reflexivas y menos reflexivas, cariñosas y menos cariñosas, más pendientes de los demás o no tanto, habladoras o más bien calladas. No tenemos por qué aceptar a nadie en nuestro círculo, pero si lo hacemos, tenemos que aceptarlo como es. Eso no quita para que debamos estar todos abiertos al diálogo, a aprender, al posible cambio. Pero cada cual cambiará sólo si quiere. Y, sobre todo, amigo, amiga, piensa como creas que debes pensar, siente como de verdad sientas y di lo que entiendas que debas decir. Sé siempre tú.